martes, 18 de noviembre de 2008

Cript Tonight



Pepe Poppers recibió ese apodo después de quedar encantado una noche cuando en su roleada le invitaron esta sustancia que sirve para limpiar cabezales. La sensación fue buena así que pensó tomarla en cuenta para el futuro. Sin embargo, en estos lares no abunda dicha sustancia, es mas, no la hay, para conseguirla deben enviartela por correo o pedirla en algún sex-shop de la web. Es un trámite y los trámites no son agradables, así que quitan los ánimos de todo intento. Pero se venía una ocasión especial, un festival que sólo se hacía una vez al año y donde todos los presentes -los usuales presentes, porque en ese evento abundaban los poseros, los curiosos y los incautos (en este caso sí bienvenidos, a pesar de su aura extraña, sumaban más personas a la asitencia y eso daba más credibilidad al evento)- suelen realizar alguna aventura que implique la combinación o el consumo de sutancias en exceso, como si fuese un día especial para hacerlo. Tal vez lo sea. Pepe Popper era uno de esos usuales presentes, así que semanas antes del evento juntó el máximo de dinero que pudo para armarse una "lonchera" de aquellas, como mínimo, similar a la del año pasado. Esta vez quería algunas cosas más, tener algo no habitual en él, así que como escuchó que por ahí habían poppers decidió aprovechar la ocasión. Se juntó con un amigo y entre ambos adquirieron un pomo, un hermoso frasco de Crypt Tonight. Ese día le dieron unas probadas y el resultado fue genial, se prepararon para lo que sería en la fiesta. Acordaron (Pepe fue el de la idea) que no se los invitarían a nadie, que lo tendrían sólo para ellos y que los únicos en degustarlo serían los miembros más cercanos de "la gentita". Era un acuerdo engañoso, porque suele suceder en las fiestas que en un rato ya estás tan colocado que quieres a todos como tus hermanos y se hace común el compartir, se vuelve algo especial. Él lo tuvo en cuenta, no obstante, igual dejó en claro que no invitarían. Llegó el día de la fiesta y se fueron con todo, primero todo tranquilo pero ya a las 12 de la noche las cabezas se calentaban más y más y el cuerpo entraba en sintonía. Crecían los afectos y las sorpresas ante los amigos que te encuentras en el dancefloor o por ahí caminando. Entonces ni él ni su amigo soportaron lo que habían acordado cuando adquirieron los poppers y le invitaron a todos los que se les cruzaba por la vista. Era agradable compartir. Todos quedaban sorprendidos, el efecto de esa Criptonita era letal, te dejaba fuera de foco por varios segundos y cuando te regresaba ya ni sabías donde estaba. Varios , además de agradecerles, los felicitarion: había sido una perfecta compra. A esa fiesta también fue Clar Kent, fue de incauto, en una misión especial y secreta porque se le había ordenado detectar a los capos del narcotráfico internacional, quienes se suponía en su mayoría estaban ahí. Pero Clar Kent era de carne y hueso y por más que sabe volar y tiene superpoderes no aguantó a ver a la gente tan extasiada y desaforada que se compró algunas pastillas que lo iban a hacer saltar a mil. Clar Kent se estaba divirtiendo, sólo, pero se divertía. Parecía uno más de la escena, bailaba y tomaba chelita, aceptaba los joints que le rotaban y saltaba en grupo si alguno lo añadía. Estaba puestazo, hace tiempo que no comía unas pastillitas tan fuertes, era mucho mejor que ser Superman, pensaba. Se confundió muchas veces entre la gente y en una estuvo cerca del grupo de Pepe Poppers. Pepe Poppers no aspiraba mucho porque se salía demasiado de control y la sed lo invadía, así que iba con cuidado con esa nota, pero no se negaba a invitar a nadie, a veces era por su propia cuenta y otras porque su amigo le avisaba a quien debía convidar, total, no había problema en ello, se había acabado eso de que "sólo le invitamos a la gentita y listo". La gente estaba en nada, así que justo su amigo le avisó que invité a algunos miembros del grupo y Pepe lo hizo sin problemas. Pasó el frasco por la nariz de cada uno y les permitió aspirar "lo justo", pasó por uno, pasó por otro, y llegó al lado de Clar Kent. No lo conocía, pero lo vio sudando así que supuso que también estaba en algo, pues habría que invitarle, quizá estaba de bajada y necesitaba algo que lo mande con fuerza de regreso a la locura. Entonces acercó el frasco a la nariz del desprevenido Clar, quien voltió y vi el rastro de la sustancia verde que se desprendía por la boca del pomo y se asustó hasta que se le escalaperaron los pelos. El olor lo invadió cada vez más, penetrando por sus fosas y bombeándose del corazon hacia las venas. Estaba acabado. Sus ojos se voltearon y se cayó de inmediato. Ni Pepe ni los chicos le dieron importancia, muchos se desmayan en ese festival y es por eso que hay un tópico, donde de seguro lo curarían. Ellos siguieron fiesteando y celebrando, jactándose de lo poderoso que eran sus poppers. En cambio, Clar Kent estaba muerto, esa Crip Tonight fue su final. Lex Lutor podía hacer ahora lo que se le antojase con el planeta tierra.

2 comentarios:

PeterPsych dijo...

Esto es... Era, mejor dicho. Una droga cutre que usaban en España hace 20 años, sobre todo en círculos gays.

saludos.

vagabundo dijo...

qué significa cutre? sinceramente yo sí sé que tiene masomenos ese uso, pero también se usa en los "raves" (fiestas electrónicas) como un adicional para nutrir el cerebro.