lunes, 22 de diciembre de 2008

El mar

Qué rico que es
sentarse en la orilla y lanzar
concentrado en mirar el mar
y el humo por el aire vagar;
te pones a pensar
lo que has hecho bien
y lo que mal
entendiendo
qué debes cambiar
cómo harás para mejorar
como a esta situación
la vuelta total
le vas a dar,
un toque más,
vuelves a aspirar
y sigues ahí,
concentrado en pensar,
concentrado en madurar,
en ser fuerte:
igual que el mar.


3 comentarios:

sinalefa. dijo...

porque nadie revisa lo que viene después de su comentario.

sinalefa. dijo...

el mar es un maldito traicionero. es fácil ser fuerte así, supongo.

vagabundo dijo...

lo has visto desde un punto de vista que yo no pues. además el mar no es traicionero si es que tienes tus precauciones. el mar es mucho más que una connotación negativa.. si me pusiera a ercribir todo lo positivo que es el mar tendría que escribir una nueva entrada, imagina.