domingo, 29 de noviembre de 2009

Despierta YA

El terrible temor de perder la batalla, incesante.

La maldita indecisión de no saber a qué bando pertenecer.


Tener hambre de guerra y agallas, pero no saber cómo usarlas.


El futuro incierto...

Y el pasado agobiante...


Amigos o enemigos... de eso nunca se sabe.


Norte, Sur, Este, Oeste,

las brújulas igual apuntan hacia mí.


La revolución que corrre por mis venas

y la determinación de seguirla, palpable.


La guerra comienza.


Despierta ya, Soldado!

que en el campo de batalla te están esperando


2 comentarios:

Bicho de Ciudad dijo...

Cómo te va. Siempre he tenido la idea de pasar por tu casa y tocar el timbre. "Qué tal. está .... ?". Y no sé, el silencio es personal.

Firmeza y a cerrar filas. Vamos carajo!

Vanity dijo...

Celebro tu retorno y tu poesía combativa.

Estamos en contacto.

abrazo